Una vez que hemos visto cómo crear fórmulas, dar formato, proteger las celdas y crear macros, es hora de ponerle la cereza al pastel usando controles en la hoja de cálculo que no sólo mejorarán la apariencia de los cuadros, sino que además le darán una gran funcionalidad, ya que podrá tener un control sobre lo que se captura, más allá de los métodos de validación (y en combinación con éstos), y le dará a su trabajo una interactividad efectiva para que lo usen terceras personas.
Suena muy bien, pero veamos de qué estamos hablando.
Los controles, como el botón que usamos en el capítulo anterior, son objetos de Excel que pueden programarse para realizar acciones o para capturar información. Dicho método es bastante elegante y con un diseño sofisticado pueden crear la apariencia de un programa dentro del mismo Excel.
Los objetos que pueden utilizarse son: barras de desplazamiento, botones, casillas de verificación, botones de opción, controles de número y cuadros combinados, entre otros, los cuales, como ya mencionamos, están disponibles en la sección "Controles" de la ceja "Programador" que activamos en el capítulo anterior.

Cada control tiene un uso distinto, por supuesto, pero el método para crearlos y establecer sus parámetros es el mismo para todos: se hace clic en el control deseado, se dibuja con el ratón en el área de celdas y luego usamos la opción "Formato de control" del menú contextual, o bien el botón "Propiedades" de la misma sección de la cinta.
Búsqueda personalizada
Aviso legal: Este curso es gratuito siempre que se visualice desde la página web de Guías Inmediatas. No está permitido descargar el curso y utilizarlo en academias o centros de enseñanza privados sin estar conectado a Internet.
©2010 Luis Manuel González Nava. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción por cualquier medio.