Búsqueda personalizada
¿Alguna vez ha observado que al instalar un programa en su computadora se abre una ventana con un contrato que debe aceptar antes de continuar? Ese contrato es la licencia de software y si bien es cierto que todos la aceptan sin leer, dice, entre otras muchas cosas, algunas restricciones como las siguientes:


Un contrato similar aparece cuando usted enciende por primera vez una computadora de marca que viene con Windows precargado. La licencia de uso del sistema operativo Microsoft Windows es una licencia propietaria, es decir, contiene las restricciones apuntadas arriba y otras más, aunque no expresadas de ese modo, por supuesto. Durante el proceso de instalación, usted debe aceptar esa licencia de uso del software con todas sus restricciones si quiere tener su computadora funcionando. Y no debe copiarlo, por supuesto.

Como se sabe, Windows es el sistema operativo más utilizado en las computadoras personales en todo el mundo. Ese sistema operativo pertenece a la empresa de software Microsoft, acusada en diversas ocasiones de ser (y comportarse como) un monopolio de los sistemas operativos. Y si bien Microsoft no inventó las licencias de software propietarias, lo cierto es que es el más importante precursor y beneficiario de las mismas. Lo cual resulta paradójico, en cierto modo, ya que existe la sospecha de que el primer sistema operativo de Microsoft, que además marcó el enorme éxito de la empresa, fue producto de un plagio.

http://eltianguisbloguero.blogspot.com/2010/09/la-increible-y-triste-historia-de-tim.html

De hecho, hay quien afirma que la secrecía del código de los programas de software de Microsoft y otros elementos de las licencias, son el origen de muchos de los aspectos que se le critican a la empresa, como la calidad de sus productos, su baja tolerancia a fallos, sus prácticas desleales con la competencia y otros más que pueden consultarse, por ejemplo, en el célebre artículo del profesor Roberto Di Cosmo, titulado "Trampa en el ciberespacio" que usted puede leer en:

http://www.pps.jussieu.fr/~dicosmo/Piege/trampas/

Sin embargo, a la absoluta mayoría de las personas estas restricciones de las licencias de software podrían parecerles absolutamente naturales, sobre todo desde la perspectiva de los derechos de autor y de la protección de la propiedad intelectual. Sin embargo, el paradigma del copyright puede perfectamente estar a debate, por lo menos para el caso del software, pues la producción y distribución de software no necesariamente tiene que ser así, ya que, al menos en sus inicios, el software se compartía de persona a persona sin restricciones ni problemas legales por licencias de uso.
Las licencias no libres restringen de una u otra manera el uso, copia, modificación y distribución del software exigiendo autorización e imponiendo limitaciones. En general este tipo de programas se distribuyen sólo como código binario, ocultando el código fuente (que es el que está escrito en algún lenguaje de programación para hacerlo asequible a las personas). La licencia no libre más restrictiva es la licencia propietaria. Al respecto, Wikipedia es una buena fuente de información para saber más de este concepto:

http://es.wikipedia.org/wiki/Software_propietario

Ayúdanos a seguir haciendo más cursos como éste leyéndolo en línea en www.guiasinmediatas.com.
Invita a tus amigos a visitar este curso.