Búsqueda personalizada
1.3 Distribuciones GNU/Linux

Por su propio espíritu, el Software libre se ramifica en una serie de comunidades de usuarios y programadores aglutinados en torno a proyectos surgidos de necesidades concretas. Este modo de desarrollo produce una cierta dispersión del software disponible en cada momento y no existe una entidad autorizada o centralizada responsable de GNU/Linux. No obstante para que un sistema operativo funcione sin problemas y sea fácil de instalar es necesario un trabajo de coordinación de sus distintos componentes: kernel, librerías, aplicaciones de usuario, entorno gráfico, etc. Este trabajo de configuración y mantenimiento se realiza en los sistemas operativos libres bajo el soporte de las llamadas distribuciones.
Una distribución es por tanto un sistema GNU/Linux que integra el kernel (o núcleo) creado por Linus Torvalds, un conjunto de aplicaciones de sistema y una colección de programas de usuario listo para instalar. Son como los helados que están todos hechos con la misma materia prima y los hay de muchos sabores. Cada sabor sería una distribución GNU/Linux.
Los programadores de las distintas distribuciones realizan un importante esfuerzo por recopilar lo mejor del software libre disponible en cada momento mejorar los procesos de instalación con el fin de facilitar la vida al usuario medio: recopilan el mejor software disponible, mejoran la detección de dispositivos y los entornos gráficos, implementan procesos de instalación automatizados, etc.
En la mayoría de los casos usted puede descargar el o los CD/DVD de cada distribución de su página web, recibirlos por correo en casa, comprarlos en una tienda por poco más del precio de coste o adquirirlos gratis junto a alguna de las muchas revistas especializadas.
Actualmente existen más de 300 distribuciones de GNU/Linux y su número es creciente en la medida en que cada vez resulta más fácil hacer una distribución propia a partir de las existentes. Esto puede sorprender o desorientar a los usuarios de Windows que están acostumbrados a una única interfaz para todas sus versiones. No obstante esta diversidad permite que distintos usuarios puedan usar GNU/Linux de acuerdo con sus necesidades
De entre las distintas distribuciones destaca, por su fidelidad al proyecto GNU, Debian http://www.debian.org).

1.4 Debian

Debian fue fundada en agosto de 1993 por Ian Murdock (http://www.ianmurdock.com), por entonces estudiante de la Universidad de Purdue (en Indiana, EEUU), quien desde el primer momento pensó en construir una distribución GNU/Linux de forma abierta y comunitaria, desvinculada de intereses comerciales particulares. Unos meses después, en enero de 1994 el proyecto ya contaba con unas docenas de entusiastas y publicaba un manifiesto fundacional con su declaración de intenciones (el "Debian Linux Manifesto" (http://www.debian.org/doc/manuals/project- history/ap-manifesto.en.html).
En el Manifiesto se auguraba por un lado que las distribuciones iban a adquirir un papel estratégico en la difusión de sistemas GNU/Linux, como así ha sido, y se constataba por otro lado las carencias cada vez mayores que padecían las distribuciones comerciales: sistemas descuidados y cada vez más inconsistentes, mezcla de software libre y no libre, dificultad para que los usuarios pudieran tomar decisiones o interviniesen en su mejora, etc.
En la actualidad Debian cuenta con una importante comunidad oficial de más de un millar de desarrolladores, a la que hay que sumar una aún más numerosa comunidad de usuarios que se coordina a través de más de 100 listas de correo. El resultado es un sistema operativo libre traducido a decenas de idiomas, con una oferta de más de 20000 paquetes listos para ser instalados y que soporta hasta 11 arquitecturas diferentes desde las computadoras personales a grandes máquinas en universidades y centros de investigación.
Para canalizar las donaciones económicas, gestionar los bienes y representar jurídicamente a la comunidad se ha creado la Software in the Public Interest, Inc. (SPI), una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo es ayudar a Debian y a otras organizaciones similares a desarrollar software libre.
La comunidad oficial de desarrolladores de Debian, a la que se accede tras superar unas pruebas, se ha dotado de un "Contrato Social" que expresa un compromiso público con los usuarios. El Contrato Social (http://www.es.debian.org/social_contract.es.html) consta de cinco puntos:

1. Debian permanecerá 100% libre.
2. Contribuiremos a la comunidad del software libre liberando las herramientas que Debian desarrolle, difundiendo al máximo su uso, comunicando y solucionando errores y proponiendo mejoras a los creadores de software libre.
3. No se ocultarán problemas a los usuarios, manteniendo una base de datos pública en la que cualquier notificación de error se hará inmediatamente visible para el resto.
4. Nuestras prioridades son nuestros usuarios y el software libre.
5. No se pondrán dificultades al uso de software no libre en Debian.

De los puntos anteriores, se derivó a su vez la definición del OpenSource (que puede traducirse, no exactamente, como "Código abierto"):

Esta filosofía junto con una excelente calidad tecnológica le ha ganado a Debian el prestigio de ser la distribución libre por excelencia, alejada de intereses comerciales y en el mejor espíritu del proyecto GNU y la FSF.
Estos cinco puntos han jugado también un papel clave en la adopción de soluciones basadas en Debian por parte de administraciones públicas y organizaciones o proyectos sin ánimo de lucro. Debian ofrece también la base tecnológica y la inspiración filosófica para otras distribuciones que derivan de ella (http://www.debian.org/misc/children-distros) como Knoppix (http://www.knoppix.org) o Ubuntu (http://www.ubuntu.com) de gran popularidad y facilidad de uso.

Ayúdanos a seguir haciendo más cursos como éste leyéndolo en línea en www.guiasinmediatas.com.
Invita a tus amigos a visitar este curso.